Contact Information

Diputados aprobó esta madrugada -con 146 votos a favor, 77 en contra y 18 abstenciones- la reforma tributaria, que ahora deberá ser tratada por el Senado. El Gobierno quiere sancionarla antes de fin de año.
Pero para lograr la media sanción, el oficialismo tuvo esta madrugada que hacer algunas concesiones más, más allá de las que ya había acordado con gobernadores y que supusieron la marcha atrás en la renta a las bebidas azucaradas, los vinos y espumantes y la baja gradual de impuestos a productos electrónicos.

El eje de las modificaciones estuvo puesto en algunas áreas puntuales. Uno de los puntos de conflicto era el hecho de que parte de las indemnizaciones por despido y retiros voluntarios iban a pagar ganancias. Ahora, tras los cambios, solo deberán abonar el impuesto aquellas personas "que se desempeñen en cargos directivos y ejecutivos de empresas públicas y privadas". Deberán pagar por las sumas que se generan exclusivamente con motivo de su desvinculación laboral que excedan los montos indemnizatorios mínimos previstos en la normativa laboral, aplicable para despidos sin causa cuando esas sumas tengan su origen en retiros voluntarios o procesos similares.Artículo por artículo -la ley tiene más de 300- los legisladores debatieron ajustes en la redacción y el contenido.

También hubo consenso para suspender el artículo que establecía que las cooperativas destinadas a cuestiones financieras pagaran ganancias. Ese punto era reclamado por el massismo, el FPV, el Movimiento Evita entre otros.
Otro punto clave es que se dispuso limitar la suba del impuesto a las cervezas. Del 17 % que estipulaba el proyecto original se redujo al 14 %; mientras que para las cervezas artesanales el gravamen se mantuvo en el 8 %. Para las espirituosas, en tanto, pasó de 29 % a 26 %. Además, se agregó que las bebidas que contengan cafeína y taurina (energizantes) tributarán 10%.
 
El proyecto oficial fija, entre sus puntos más importantes, el establecimiento de la renta financiera a personas físicas, del 5% en plazos fijos y títulos, estipula una reducción de aportes patronales graduales, la suba del impuesto directo a cervezas, la reducción del impuesto a las ganancias de empresas y que parte de las indemnizaciones por despido y retiros voluntarios paguen impuesto a las Ganancias.