Contact Information

En el marco de una fuerte embestida de los aliados del Gobierno para que el número dos de la Secretaría General de la Presidencia se aparte del cargo hasta que se aclare el escándalo de sus depósitos en Andorra, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó que Valentín Díaz Gilligan debería "dar un paso al costado" si así lo establece la Oficina Anticorrupción.

En ese sentido, el ministro coincidió con la postura oficial que había dado a conocer el fin de semana el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Y aseguró que "el Gobierno no está para apañar a nadie".

Frigerio aclaró no obstante que Díaz Gilligan "hizo lo que tenía que hacer, que era presentarse ante la Oficina Anticorrupción con documentación, y ahora hay que esperar unas pocas horas hasta que la OA plantee si hubo alguna razón que justifique la renuncia".

En declaraciones a radio La Red, el ministro advirtió que el gobierno nacional "no va a apañar a nadie", pero "tampoco va a prejuzgar".
"No es un tema tan complejo y se va a resolver en los próximos días. Es un hecho que sucedió hace muchos años y no están involucrados recursos de la gente", recalcó, aunque agregó que el hecho "amerita una investigación".
"El Presidente ha sido claro sobre esto: no estamos para apañar a nadie y queremos que la ley se cumpla. Si ocurrió un hecho que la OA entiende que no se corresponde con lo que tiene que hacer un funcionario público va a tener que dar paso al costado".
Díaz Gilligan está acusado de ocultar su participación en una empresa radicada en Gran Bretaña dedicada a transferencias de jugadores de fútbol que contó con 1,2 millones de dólares a su nombre en una cuenta en un banco de Andorra.