Contact Information

Los jueces federales concretaron una impactante movida, con el lanzamiento de una asociación para "defenderse" del poder político y exigir al menos tres lugares en el Consejo de la Magistratura. 

Liderados por Ariel Lijo, jueces federales de todo el país crearon esta tarde la "Ajufe" (Asociación de Jueces Federales) en el Salón Azul de la Facultad de Derecho de la UBA.

Se trata de una impresionante masa de poder político y judicial, ya que reúne a unos 200 magistrados que intervienen en causas muy sensibles de delitos federales como las de corrupción y narcotráfico. De hecho, Claudio Bonadío no fue parte del encuentro porque en ese mismo momento estaba allanado al Ministerio de Finanzas, la Anses y la CNV.

Lijo fue elegido Secretario General y ejerció como presidente provisional hasta que en la asamblea se designaron las autoridades formales. Pero más allá de los cargos, este juez que es un líder natural de Comodoro Py, fue el factótum de la movida, que contó con un guiño del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Otra presencia que sobrevoló el encuentro fue la del Papa Francisco que a muchos de los presentes los recibió en el Vaticano, grupalmente y de manera individual, con un mismo mensaje: "La prudencia (a la hora de investigar a los gobernantes) no debe ser impunidad".

En lo formal, la flamante asociación será presidida por el juez Jorge Morán, titular de la Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo Federal.

En tanto que se eligieron seis vicepresidentes, uno por cada una de las regiones que se delimitaron en la misma asamblea y 11 vocales titulares con sus respectivos suplentes. La sede de la asociación será el edificio de la Sociedad de Científicos, ubicada en avenida Santa Fe y Cerrito. "Nadie nos puede decir nada de ese lugar", bromeó el juez Javier López Biscayart, que propuso nombrar un tesorero para administrar la cuota social. "Dejemos que lo elija el presidente, ¿o lo querés elegir vos?", lo chicaneó Lijo.