Contact Information

El gobierno afirmó que "hoy no hay elementos firmes" en la causa judicial que confirmen la "desaparición forzada" de Santiago Maldonado, mientras advirtió que "todas las hipótesis están abiertas" y respaldó el informe de la fiscal que relativizó la responsabilidad de Gendarmería.
La causa judicial que investiga la situación de Maldonado fue recaratulada el viernes por el juez federal de Esquel, Guido Otranto, como "desaparición forzada", tras un pedido realizado en ese sentido por la fiscal del caso, Silvina Avila.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó que "todas las hipótesis están abiertas, pero hoy por hoy, según el informe de la fiscal y el juez, no hay elementos de prueba que certifiquen una desaparición forzada". 

"Quiero ser muy claro, en nombre también del presidente Mauricio Macri, que somos los primeros interesados en que aparezca Santiago Maldonado", expresó el funcionario en el marco de su informe ante la Cámara de Diputados, donde fue interpelado por legisladores de la oposición sobre la desaparición del joven.
Asimismo, rechazó "el intento político" de comparar al gobierno nacional "con la dictadura" militar y pidió "prudencia a todos los sectores".
El jefe de Gabinete destacó que si la Justicia ratifica que se trata de una "desaparición forzada", desde el gobierno serán "los primeros en ser duros e ir a fondo en la investigación".
"Estamos trabajando junto al juez y la fiscal desde el primer momento", expresó Peña, y dijo: "Vamos a poder esclarecer este caso o casos que puedan acumularse en nuestra historia, no a través de la politización y las acusaciones sin fundamentos".
El funcionario manifestó que "acá no hay que buscar enemigos, ni ideológicos, ni atacar a una fuerza que es una fuerza de la democracia como es la Gendarmería sin que haya elementos en la investigación judicial que lo prueben".
"Si hay algo concreto que se ha hecho mal eso se tiene que investigar y se tiene que apartar", advirtió, y destacó la importancia de "aunar esfuerzos, evitar peleas que nos alejen de la verdad del paradero de Santiago Maldonado, de lo que ocurrió ese día, porque los argentinos tienen que saber la verdad".
El secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, por su parte, respaldó el informe de la fiscal de Esquel dirigido al ministerio de Justicia, que será enviado a la ONU, en el que afirmó que "no hay testimonios confiables que responsabilicen" a Gendarmería en la desaparición de Maldonado.
"Hoy lo que tenemos es el informe oficial de la fiscal. También tenemos un informe del juez que va a ser remitido a Naciones Unidas, al Comité contra la Desaparición forzada, y ambos coinciden que hasta el momento no hay elementos que den veracidad a la información de que la Gendarmería esté involucrada en este hecho", expresó el secretario de Derechos Humanos.
Avruj, en declaraciones a radio La Red, sostuvo que "se sigue trabajando en distintas líneas de investigación con todas las dificultades que se tuvieron desde el primer momento" y manifestó que la fiscal, en su informe, "señala fuertemente las negativas que se tuvieron por parte de la comunidad RAM".
El funcionario expresó que Avila aseguró que "nadie puede demostrar fehacientemente que (Maldonado) estuvo en el momento del corte de la ruta y en la acción de despeje que hizo la Gendarmería" el 1ro. de agosto en Chubut.
Respecto del trabajo del juez, manifestó que "estuvo desde el primer momento trabajando", pero advirtió que "podría haber impulsado, como juez federal, la búsqueda en los primeros días".
El ministro de Educación, Alejandro Finochiaro, rechazó la campaña implementada por gremios docentes en las escuelas para el tratamiento de la situación de Maldonado, al considerar que se trata de "una gran canallada", lo que generó una polémica con referentes de izquierda que advirtieron "censura ideológica".