Contact Information

El stock de préstamos al consumo (préstamos personales, prendarios y tarjetas de crédito) rebotó nuevamente en enero, subió 4,2%, respecto de diciembre. Por encima de la inflación de 4% de enero, informadada por el Indec, con lo que acumula el cuarto mes consecutivo de crecimiento en términos reales.

El consumo con tarjetas de crédito subió en enero 5,3% y los préstamos prendarios 5,6% (ambos tomando promedio mensual), todo expresado en términos nominales. Los préstamos personales siguen rezagados: crecieron sólo 1,6%.

Según la información del BCRA, los préstamos en pesos al sector privado acumularon en enero un crecimiento de 2,9% nominal, producto de la expansión de las líneas de crédito al consumo (fundamentalmente préstamos prendarios y tarjetas de crédito) y adelantos a las empresas . En cambio los créditos personales crecieron muy por debajo de la inflación. Lo mismo ocurrió en los créditos hipotecarios, que están prácticamente congelados.

En enero, las línea comercial de documentos a las empresas subieron sólo 0,4%, respecto de diciembre de 2020. Contrariamente, los adelantos en cuenta corriente a empresas tuvieron un salto de 4,9%.

Tras el pico de abril/mayo, impulsados por los préstamos garantizados por el Estado a las empresas en los dos primeros meses de la cuarentena, los bancos volvieron a retacear el crédito a las empresas.

El stock total de adelantos llegó a $309.651 millones en mayo. Pero actualmente es de sólo $293.455 millones (ambos promedios mensuales). Es decir, tuvieron una caída de 5,2% desde el pico de mayo en términos nominales.

Vale señalar que en abril hubo un “boom” de los adelantos a empresas por la línea especial, impulsado por el Gobierno (con tasas del 24% anual) para poder afrontar sus obligaciones en medio de la pandemia. En abril, el stock –promedio- de adelantos a empresas en cuenta corriente se disparó 25,2% nominal.

Te puede interesar:   CFK vs. Guzmán: salto de recaudación y licuación de jubilaciones, gasto social y salarios

A partir de junio, las líneas de ayuda del Gobierno se focalizaron en préstamos a trabajadores (monotributistas y autónomos), vía tarjeta de crédito hasta un tope de $150.000 a tasa de interés 0%. Según el Informe sobre Bancos del BCRA, hasta fines de enero llevan otorgados  $66.474 millones (99,5% ya desembolsado), unos 561.931 préstamos.

En enero de 2021, el stock de préstamos al consumo con tarjetas de crédito subió 5,3% (nominal) y marcó el octavo mes consecutivo de suba en términos reales. Pese a la reducción en los programas de ayuda del Gobierno, el consumo con tarjeta sigue recuperándose. Básicamente, los programas impulsados por el Gobierno “Ahora 12” y “Ahora 18” facilitaron el consumo de bienes durables en medio de la disparada de la brecha cambiaria.

 El stock de consumos con tarjeta de crédito se ubica todavìa 0,75 puntos por debajo del inicio de la crisis cambiaria de abril de 2018, durante la gestión Macri. Pero ya superó por 13,9 puntos porcentuales a los niveles pre-pandemia de febrero/2020 (ver gráfico).

En enero último, los préstamos prendarios subieron 1,6% en términos reales (tomando el promedio mensual), respecto del mes de diciembre. Es la séptima suba mensual consecutiva por encima de la inflación. Este aumento en la demanda de créditos prendarios está vinculada a la evolución de las ventas de automóviles y las promociones que ofrecen las propias automotrices.

Además, esa recuperación no sólo estuvo motorizada por el crédito sino también por el atractivo que genera para quienes poseen ahorros en dólares la brecha cambiaria: al dólar blue, el valor en dólares de los autos está en un piso histórico.

Te puede interesar:   El dólar electoral: cómo es el "atraso 2021" versus el dólar electoral en 2011, 2013 y 2015

Por otro lado, el stock de créditos personales subió un 1,6% (tomando el promedio mensual), pero cayeron 2,3% en términos reales (descontando la inflación). La combinación de una alta tasa de interés para préstamos personales (el costo financiero total supera el 75%), sumado al deterioro de los ingresos reales de los trabajadores hace que la demanda por créditos personales aún sea muy baja .

 Las expectativas de inflación del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) se sitúan en el 45% anual para 2021. El financiamiento de los programas de “Ahora 12” y “Ahora 18” tiene un tasa de interés por debajo del 30% anual. Esto le da un mayor impulso al consumo con tarjetas de crédito que podría recuperar niveles pre-crisis de 2018 en los próximos meses.