Contact Information

Según la AFIP, la recaudación de agosto fue de $612.146 millones, un 33,5% superior a lo recaudado en el mismo período de 2019. Esto representa una caída de 5,4% en términos reales (descontando la inflación). La caída en los ingresos fiscales refleja que continúa el impacto de la pandemia y las medidas de aislamiento obligatorio (especialmente en el AMBA). Sin embargo, la caída es menos profunda que en julio pasado, cuando bajó 12,9% en términos reales.

Según lo informado por AFIP, en agosto pasado el impuesto al valor agregado (IVA), que está vinculado al consumo y actividad, subió sólo 11,7% en términos nominales (respecto al mismo periodo de 2019). Es una caída de 20,8% descontando la inflación.

Vale señalar que en agosto de 2019, post resultado de las PASO y salto del dólar oficial,  el Gobierno decidió eliminar el IVA a productos de la canasta básica que a partir de 2020 Alberto Fernández  restituyó. Así que la caída interanual del Impuesto al Valor Agregado es en realidad mayor a la registrada por AFIP.

El impuesto al cheque  -impuesto sobre los créditos y débitos- subió 20,7% en términos interanuales (nominal), equivalente a una merma de 14,5% en términos reales.

Mientras que la recaudación de seguridad social, vinculada al mercado laboral, tuvo un incremento de 22,1% respecto de agosto de 2019. Es decir, cayó un 13,4% descontando la inflación acumulada en los 12 meses previos.

El Impuesto PAIS (recargo de 30% sobre los consumos en el exterior y para compra de dólares) tuvo una recaudación récord en agosto, totalizando $ 21.889 millones. Es decir, un 9,3% más que en julio de 2020. Este nivel de impuesto responde a un nivel de compras de “dólar solidario” y de consumos en el exterior por unos u$S 944 millones en agosto.

Te puede interesar:   Proyecciones 2021, dólar y plazos fijos atados al dólar

El total recaudado por el Impuesto PAIS fue equivalente al 3,6% de la recaudación total del mes de agosto. En marzo el impuesto PAIS representaba sólo un 1,4% del total recaudado.

En los primeros 8 meses del año el impuesto PAIS acumula una recaudación de 89.611 millones de pesos. Este salto en la recaudación del Impuesto PAIS obedece a una mayor demanda de dólares para atesoramiento y al “tibio” repunte en las compras con tarjeta en el exterior. Según información extraoficial, en agosto pasado hubo más de 4.000.000 personas que compraron “dólar solidario”.

En tanto, los derechos de exportación (retenciones) en agosto disminuyeron 6% interanual. Esto equivale a una baja de 33,4% en términos reales.

El mes pasado el Tesoro Nacional recibió $ 612.146 millones producto de la recaudación impositiva. Y sólo $40.000 millones por emisión del BCRA (en concepto de transferencias de utilidades y adelantos transitorios). Es decir, la maquinita equivalió a solo 6,5% de la recaudación tributaria.

Contrariamente, en mayo pasado la asistencia del Central al Tesoro Nacional vía emisión de pesos equivalía al 86% de la recaudación de dicho mes. En otras palabras, la dependencia del Tesoro Nacional a la asistencia del BCRA tuvo una reducción muy significativa (ver gráfico).

Esta menor emisión del BCRA para “cubrir” el déficit fiscal se debe en gran parte al ajuste de las partidas del gasto público- no vinculadas con las medidas que se tomaron para amotiguar el impacto de la pandemia – , el denominado “Gasto no covid”  y un leve repunte en los ingresos fiscales.

El rubro que más importante en relación al gasto total que se ajustó fue el de “Jubilaciones y pensiones contributivas”.  En  julio pasado dicho rubro subió 33,4% interanual, por debajo de la inflación acumulada en los 12 meses previos. Es decir, tuvieron una caída en términos reales de 6,3% .

Te puede interesar:   Con cepo y piso de tasa, plazos fijos subieron $ 482.000 millones desde mayo: riesgo de la brecha

En los próximos meses debido por la suspensión de la ley de movilidad, el gasto previsional seguirá corriendo detrás de la inflación y cayendo en términos reales. Ya para el próximo trimestre (septiembre-noviembre de 2020) el Gobierno fijó por decreto que la suba en los haberes jubilatorios será de sólo 7,5%. Si no hay nuevas sumas fijas (bonos) para los jubilados el gasto agregado en jubilaciones acentuará el ajuste en términos reales.

A nivel agregado las “Prestaciones sociales” (jubilaciones y gasto social –AUH-), que explican el 60% del gasto operativo total, crecieron a un ritmo de 74,7% interanual. Aún muy por encima de la inflación acumulada en los últimos 12 meses (42,4%). Sin embargo, se nota un descenso en la expansión interanual respecto a meses previos (en abril llegó al 98,6% interanual).

En julio, las “Transferencias a las provincias” subieron 61% respecto de igual mes de 2019. Se observó una desaceleración significativa en el ritmo del transferencias, ya que en  los primeros 7 meses del año aumentaron un 222% interanual ($ 136.000 millones adicionales) respecto del mismo período de 2019. Vale señalar que las transferencias llegaron a subir a un ritmo del 929% en abril de 2020.

Los “subsidios económicos” a las empresas de servicios públicos tuvieron una suba de 43,5% interanual,  pasando $45.564 millones  a $ 65.391 millones, debido al “congelamiento” tarifario. El Gobierno ya anunció que el congelamiento continuará hasta fin de año, en los casos de gas y electricidad. Así, en los primeros 7 meses del 2020 el gasto en subsidios económicos se disparó 100,7% interanual.

Por su parte, los “gastos de capital” (obra pública) crecieron al 27,6% anual, por debajo de la inflación. Es decir, tuvieron una caída en términos reales de 10,3% interanual. Aunque dentro de los “gastos de capital”, en julio, la inversión en “Agua potable y alcantarillado“ se incrementó 338,8% interanual (subió $6.500 millones).

Te puede interesar:   Cuánto días le quedan al Banco Central si vende reservas a este ritmo para controlar al dólar

Por último, los pagos por intereses de la deuda cayeron 59,1% interanual (nominal) debido al “reperfilamiento” de deuda. En julio pasado fueron $ 33.566 millones en comparación con $82.160 millones en igual mes de 2019.

En resumen, la “brecha fiscal” muestra una tendencia a cerrarse  lentamente. En los próximos meses el Gasto Covid debería ir reduciéndose y los ingresos fiscales repuntando. De hecho, los ingresos tributarios en agosto prácticamente están al mismo nivel de caída que en la pre-pandemia. En febrero pasado, antes de la cuarentena. caían al 5,1% en términos reales. 

Este cierre de la brecha fiscal es clave para que el BCRA pueda contener el ritmo de emisión monetaria. En lo que va de 2020, el BCRA ya emitió $1.512.000 millones  para asistir al Tesoro Nacional. De lo contrario, el “desborde monetario” puede agravar el problema cambiario.Y esto causar una disparada de la inflación que profundice la crisis  económica.

Amílcar Collante