Contact Information

Mauricio Macri está convencido de que esta semana inauguró una nueva etapa en el poder. La visita de dos días de Barack Obama a la Argentina colmó de optimismo a la Casa Rosada.  

Los elogios y la amabilidad del presidente estadounidense sorprendieron incluso al propio Macri.

Con Obama en la Argentina, Macri ensayó una vuelta de página a los años del kirchnerismo en el poder. El presidente espera que el respaldo político de Obama se traduzca pronto en inversiones norteamericanas en Argentina.

Macri pronosticó que en los próximos dos años llegará “una enorme corriente de capitales de Estados Unidos”.  Además, aseguró que su gobierno comenzó a trabajar para que la carne, las peras, la miel y los limones argentinos se puedan colocar “rápidamente” en el país de Obama.

El presidente no tiene preocupaciones políticas: el peronismo acompaña en el pago a los fondos buitresy el kirchnerismo aparece a la defensiva ante las investigaciones de corrupción.

Sin embargo, la gran pregunta es cuándo logrará reactivar la economía: salir de la recesión y bajar lainflación y volver a crear empleo. Pero además recuperar el poder adquisitivo que volverá a caer con losaumentos del 100 % en el pasaje de colectivo y del 60 % en el subte.