Contact Information

El Gobierno busca mitigar el flujo masivo de turistas y peregrinos que cruzarán al país trasandino durante la visita del papa Francisco. A pesar de los esfuerzos, en el Ejecutivo prevén que algunos de los pasos estarán virtualmente colapsados, habrá largas esperas y enfatizan que el camino de cordillera es peligroso. Los cruces habilitados son el de Jama, en Jujuy; el de Cristo Redentor, en Uspallata, Mendoza; el de Pehuenche, al sur de esa provincia y los dos de Neuquén, Samoré y Pino Hachado. A la presencia del pontífice, se suma el cambio de quincena y los turistas de fin de semana que van a Santiago de shopping.
El ministro del Interior Rogelio Frigerio y el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, recorrerán este jueves el pulmón de estacionamiento y puesto sanitario instalado sobre la ruta nacional 7 en la localidad de Uspallata para enseñar parte del operativo.

La comisión de Fronteras que coordina el jefe de Gabinete Marcos Peña asignó a determinados ministerios la administración de los 14 pasos fronterizos. Los de Mendoza y Neuquén quedaron bajo la supervisión de Interior. Pablo Vande Rusten, virtual asesor de asuntos técnicos de Fronteras colabora en esos pasos. El de Jujuy depende del ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich.
El paso de Pehuenche permanece abierto alrededor de 12 horas pero prevén extenderlo entre las 8 de la mañana y las 00. “Va a explotar, va a ser complicado”, sostienen en el Gobierno.Los pasos mendocinos recibirán más afluencia en las proximidades del 16, antes de la visita de Francisco a la capital chilena. Para disminuir riesgos, evitar pasar demasiado tiempo a más de 3500 metros de altura y agilizar el cruce, el ministerio montó un sistema por tandas. Alrededor de 250 autos y 15 ómnibus serán habilitados para pasar por hora. Recorrerán 150 kilómetros en tandas desde la ruta 7 y 40 custodiados por móviles de la policía provincial. A la altura del cruce, Gendarmería tomará la posta. Entre el viernes 12 y el lunes 15 esperan que pasen por Cristo Redentor alrededor de 6 mil automóviles por día. Habrá además asistencia con helicópteros y ambulancias ante la posibilidad de accidentes viales o desmoronamientos de piedras, si llueve. Las colas en Cristo Redentor son habituales en días normales, cuando los mendocinos cruzan a comprar a Chile.

El Paso de Jama, en Jujuy, en cambio, será uno de los más transitados cuando el jefe de la Iglesia Católica visite la localidad de Iquique. Para atender a los feligreses que principalmente vendrán desde esa provincia y desde Salta, Bullrich duplicó la atención al público. Aunque el control es más sencillo, puesto que Argentina y Chile comparten el mismo centro de atención, prevén que el sistema estará colapsado.En Neuquén, también administrado por Interior y adonde cruzarán muchos feligreses para asistir a la misa en Temuco, prevén un flujo menos transitado.
La provincia de Jujuy estableció un comité de emergencia para asistir a los peregrinos y también se reforzó la capacidad de atención médica. Preocupa también el estado de las rutas provinciales, que estarán especialmente atestadas. Un día pico suelen cruzar a Chile por Jama 1700 personas. Prevén ahora duplicar la cantidad de migrantes. Chile, en tanto, estableció una restricción a camiones de carga en su territorio del 17 al 19 de enero entre las 12 del mediodía y de la noche.
Algunos de los responsables del operativo recomiendan salir con mucho tiempo de anticipación y hasta buscan disuadir a los indecisos: recuerdan la peligrosidad de las rutas a ambos lados de la frontera y señalan que Chile privilegiará a los pasajeros con entradas para asistir a los eventos adonde estará el Papa

.