Contact Information

Continua la caida en el stock de prestamos al consumo (préstamos personales,  prendarios y tarjetas de crédito).Ya cayeron 42,5% real (descontando la inflación) desde iniciada la crisis cambiaria de 2018 (hace 24 meses).

Sin embargo, en abril creció  22,6% en términos reales,respecto de marzo, el stock de adelantos a empresas por el “plan de salvataje” económico del Gobierno.

Según lo informads por el BCRA, en abril el crédito total al sector privado creció 6,9%, siempre contra marzo. Apuntalado por las líneas de crédito especiales -al 24% anual- a empresas para poder afrontar sus obligaciones  en medio de la pandemia.

En cambio, el crédito al consumo continua en baja: tarjetas créditos, préstamos  prendarios y personales. En abril,  cayó 0,9% en términos  nominales, respecto a marzo de 2020.

 En abril, los préstamos prendarios cayeron 2,4% , los créditos personales 0,7% y los consumos con tarjeta de crédito sólo subieron 0,8%. Ninguna línea estuvo por encima de la inflación (según el Indec, 1,5% en abril).

Según la información del BCRA, en los primeros 4 meses de 2020 el crédito al consumo se contrajo 6,6 puntos ( en términos reales). -ver gráfico –

En mayo probablemente se observe un repunte en el stock de consumos con tarjeta de crédito, ya que impactará la medida del Gobierno destinada a  monotributistas y autónomos: la línea especial de préstamos hasta un tope de 150.000 pesos a tasa cero, que se carga en las tarjetas de créditos 3 cuotas.

Los adelantos a empresas tuvieron un “boom” en abril, producto de la falta de caja, la cuarentena y la dificultad para afrontar el pago de sueldos de las empresas. Como se dijo, crecieron 22,6% en términos reales respecto de marzo. Así acumulan una suba real de 23,6% en el primer cuatrimestre del año.

Te puede interesar:   La asistencia del BCRA al Tesoro equivale aún al 40% de la recaudación tributaria (en abril fue 78%)

Vale señalar que además del impulso del Gobierno de las líneas especiales de crédito, la tasa de interes de los adelantos bajó 14,8 puntos porcentuales desde la asunción de Miguel Pesce al frente del BCRA. Pasó de un interes promedio de casi 60 % anual a 44,4% anual.

En cambio, las líneas de prestamos personales bajaron sólo 8,2 puntos porcentuales desde el 10 de diciembre pasado. Por eso, el repunte del crédito a las empresas no fue acompañado hasta ahora con una recuperación del crédito a las familias.

Según los datos oficiales, el plan para MiPyMEs (entre el 20 de marzo y 30 de abril) acumuló desembolsos por 140.600 millones de pesos. Vale recordar que originalmente el Gobierno había anunciado créditos por 350.000 millones de pesos. 

De los créditos aprobados, poco más de la mitad (52%) fue para financiar capital de trabajo (excluyendo sueldos): 71.000 millones de pesos.

 El 31% de las línea de crédito se destinó a  pago de sueldos (42.400 millones de pesos). El 17% fue a “otros destinos” y sólo un 5,4% del total fue a “Servicios de salud”.

Estos números  muestran que gran parte de las empresas no tomaron el crédito para el pago de salarios. Al respecto  , debemos destacar, que posteriormente al lanzamiento de estas líneas de crédito el Gobierno lanzó la medida del “ salario complementario “, dentro del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción. Ese programa  se hizo cargo del pago del 50% del salario (hasta 2 salarios mínimos) de más de 2,2 millones de trabajadores en el sector privado formal.